Contra la tentación populista

Contra la tentación populista

Uno está acostumbrado a escuchar a los que se quejan de la creciente apatía de los votantes o de la cada vez más baja participación popular en política; los liberales, alarmados, hablan constantemente de la necesidad de que las personas se movilicen en iniciativas surgidas de la sociedad civil, de que se involucren más en el proceso político. Sin embargo, cuando la gente se despierta de su modorra apolítica, lo hace invariablemente bajo la forma de una revuelta populista de derecha, y acaba no siendo raro que muchos tecnócratas liberales ilustrados se pregunten si aquella “apatía” no era, en el fondo, una bendición.

Para un populista la causa de los problemas nunca es el sistema como tal, sino el intruso que lo corrompe (son los especuladores financieros, por ejemplo, y no necesariamente los capitalistas); no se trata, en definitiva, de un vicio fatalmente inscripto en la estructura, sino de un elemento que no desempeña correctamente su rol dentro de ella. Por el contrario, para un marxista (como para un freudiano), lo patológico (el comportamiento desviado de ciertos elementos) es síntoma de lo normal, un indicador de lo que está mal en la estructura misma en la que se integran como amenaza esos arrebatos “patológicos”.

Novedades en Editoriales Libro%

Toc toc ¿quién es? abre la puerta

Una puerta mágica se abre para recibir a inesperados visitantes, llegados de los...

El hombre del camión

Un padre vive las más increíbles desventuras, para llegar al cumpleaños de su hijo con...

El gato que vivió un millón de vidas
Con más de dos millones de copias vendidas en el Japón, esta historia simple y...
Flora, mi osito

Pedro y su familia le dan la bienvenida a un osito anónimo que parecía perdido en la...