El príncipe azul ronca

Juntos, el príncipe azul y la princesa sortearon miles de peligros para salvar a su reino hasta quedar agotados. Sin embargo solo el príncipe puede dormir. ¿Logrará descansar la princesa?
Juntos a la par, el príncipe azul y la princesa cabalgaron todo el día. Se enfrentaron a algún que otro ogro, liberaron a su pueblo de las garras de un temible dragón y sortearon otros peligros. Y aunque quedaron muy cansados después de trabajar tanto, la pobre princesa no logra pegar un ojo. ¿Por qué no puede dormir si está agotada? Porque su amado compañero, el príncipe azul, ronca. Por eso. Y es sabido que cuando el príncipe azul ronca, el único que puede dormir es él. ¡Vaya cuento más injusto!

Novedades en Editoriales Libro%

Toc toc ¿quién es? abre la puerta

Una puerta mágica se abre para recibir a inesperados visitantes, llegados de los...

El hombre del camión

Un padre vive las más increíbles desventuras, para llegar al cumpleaños de su hijo con...

El gato que vivió un millón de vidas
Con más de dos millones de copias vendidas en el Japón, esta historia simple y...
Flora, mi osito

Pedro y su familia le dan la bienvenida a un osito anónimo que parecía perdido en la...