Un mensaje sin código

Un mensaje sin código
Innumerables son los relatos que hay en el mundo. Existe, en primer lugar, una variedad prodigiosa de géneros, distribuidos a su vez entre sustancias diferentes, como si toda materia le fuera buena al hombre para confiarle sus relatos: el relato puede ser transmitido por el lenguaje articulado, oral o escrito, por la imagen, fija o móvil, por el gesto y por la combinación ordenada de todas esas sustancias; está presente en el mito, la leyenda, la fábula, el cuento, la novela, la epopeya, la historia, la tragedia, el drama, la comedia, la pantomima, el cuadro pintado (piénsese en la Santa Úrsula de Carpaccio), el vitral, el cine, los cómics, las noticias policiales, la conversación. Además, en estas formas casi infinitas, el relato está presente en toda época, en todas partes, en toda sociedad; el relato comienza con la historia misma de la humanidad; no hay ni ha habido jamás en ningún lado un pueblo sin relatos; todas las clases y todos los grupos humanos tienen sus relatos, y muy a menudo hombres de cultura diversa e incluso opuesta los disfrutan por igual: el relato se burla de la buena y de la mala literatura: internacional, transhistórico, transcultural, el relato está ahí, como la vida.

Novedades en Editoriales Libro%

Toc toc ¿quién es? abre la puerta

Una puerta mágica se abre para recibir a inesperados visitantes, llegados de los...

El hombre del camión

Un padre vive las más increíbles desventuras, para llegar al cumpleaños de su hijo con...

El gato que vivió un millón de vidas
Con más de dos millones de copias vendidas en el Japón, esta historia simple y...
Flora, mi osito

Pedro y su familia le dan la bienvenida a un osito anónimo que parecía perdido en la...