Evita

Tapa del libro Evita

Autora: Raquel Olguín

Ilustraciones: Alejandra Lago

Evita tenía una costumbre apasionada. Se trepaba a los árboles y, desde allí, veía sus sueños. Luego, uno a uno los guardaba en una caja y guardaba esa caja en el medio de su pecho. Ella sabía que un día la abriría para que los sueños brotaran hechos realidad. Y así fue nomás. Y tanto le gustaban los árboles que eligió uno de la Plaza de Mayo para vivir. Y la historia argentina cambió para siempre.

Novedades en Editoriales Libro%

Historias latentes - Inés Yujnovsky (coord.)

Las fotografías suponen una particular forma de conocer la realidad social, pero...

Avellaneda profana - Luis Gusmán

En el barrio de la infancia, los amores y los libros son intensos, la lectura no es un...

El canon ignorado - Tiziana Plebani

La relación entre la escritura y el género femenino está signada por la lucha entre el...

El tercer cerebro - Pierre-Marc de Biasi

Los científicos ya no hablan de un único cerebro, el intelectual, que se localiza en...