Ladrón, El

Ladrón, El

Fisher, Tarryn

«Lo que me llamó la atención fue su forma de caminar. Se movía como si fuera agua: con fluidez, con determinación» El amor es paciente; el amor es amable; el amor no presume o alardea. No hay arrogancia en el amor; nunca es brusco, bruto ni indecente; no es egocéntrico. El amor no es fácilmente amargo. El amor no se equivoca calculando. El amor confía, cree y sobrevive a todo. El amor nunca se quedará obsoleto. Lucharé por ella.

 EL LADRÓN

Novedades en Editoriales Libro%

Burundi: De extraños dragones y falsos meteoritos

Pablo Bernasconi
Burundi: De extraños dragones y falsos meteoritos...

Burundi: ¿A dónde van?
Pablo Bernasconi Burundi: ¿A dónde van? ¿De dónde vienen? ¿A dónde van? Una historia de...
Los inventores del fútbol: Se vuelven a ilusionar
Fernando De Vedia Los inventores del fútbol: Se vuelven a ilusionar El profe Da Vinci...
Los inventores del fútbol: Salen a la cancha
Fernando De Vedia Los inventores del fútbol: Salen a la cancha Enzo tiene que soportar...