TODO CABE EN UN JARRITO y La fiesta del Chtzzzz

La Viejita de un solo diente vivía a orillas del Paraná. La visitaban perros, gallinas, el loro y la cotorra mientras tomaban mate vecinos de a pie o a caballo. Un día empezó a llover y a llover, y no tuvieron mejor idea que meterse en un jarrito, porque como dice la Viejita sin dientes, todo cabe en un jarrito se lo sabe acomodar. Otra historia se esconde: la de la fiesta del Chtzzz, un festejo que se organiza muy lejos del pueblo cada año, y que no será el mismo esta vez.

La Viejita de un solo diente vivía a orillas del Paraná. La visitaban perros, gallinas, el loro y la cotorra mientras tomaban mate vecinos de a pie o a caballo. Un día empezó a llover y a llover, y no tuvieron mejor idea que meterse en un jarrito, porque como dice la Viejita sin dientes, todo cabe en un jarrito se lo sabe acomodar. Otra historia se esconde: la de la fiesta del Chtzzz, un festejo que se organiza muy lejos del pueblo cada año, y que no será el mismo esta vez.

 

Autora: Laura Devetach
Ilustrador: Ernesto Guerrero
Género: Cuento
Medidas: 25 x 16 cm
Cantidad de páginas: 48 páginas ilustradas a color
ISBN: 978-987-4817xxx
Colección: Luna de Cartulina – Serie Amarilla – Para los primeros lectores
Tipografía: Imprenta minúscula
Encuadernación: Tapa rústica
Soporte: Papel
Temas: Animales - Comunidad - Biodiversidad - Humor - Creatividad - Situaciones cotidianas - Oralidad

Novedades en Editoriales Libro%

Habla Clara: Una Guía Práctica Para La Enseñanza De La Eduación Sexual Integral Destinada A Familias, Escuelas Y Las Infancias

Habla Clara piensa un diálogo con las infancias. En la primera parte del libro...

Libro De Los Pequeños Grandes Artistas 3, El

¡Hola! ¿Te gusta dibujar y no sabés por dónde empezar? ¿O querés aprender un poco más...

Giro De La Mirada, El - Rafael Echeverria
La manera como nuestro sentido común concibe la realidad nos impide formular...
Dibujo Creativo De Los Pequeños Grandes Artistas - Mariana Sanz
Este es un libro para niñas y niños (y grandes también) de mentes inquietas, manos...