Un día

Un día

No me va a importar que me pongan en penitencia.
Un día, mi papá no va a poder dejarme sin postre, ni siquiera cuando me haya portado mal. Porque cocinaré los postres yo mismo: voy a ser un pastelero famoso.
Y no me va a importar que mi mamá no me cuente un cuento antes de dormir. Porque un día aprenderé a leer. Voy a entender todas las palabras, hasta las más complicadas como “metamorfosis” y “fantasmagoría”. Ah, y por si queda alguna duda, voy a ser yo el que escriba los libros.

Novedades en Editoriales Libro%

Historias latentes - Inés Yujnovsky (coord.)

Las fotografías suponen una particular forma de conocer la realidad social, pero...

Avellaneda profana - Luis Gusmán

En el barrio de la infancia, los amores y los libros son intensos, la lectura no es un...

El canon ignorado - Tiziana Plebani

La relación entre la escritura y el género femenino está signada por la lucha entre el...

El tercer cerebro - Pierre-Marc de Biasi

Los científicos ya no hablan de un único cerebro, el intelectual, que se localiza en...